BIS o BPI: Informe cuestiona stablecoins y CBDC

BIS (BPI)
BIS o Banco de Pagos Internacionales

El BIS o BPI, emitió un documento publicado el viernes que dictamina que las  monedas digitales y las CDBC pueden crear inconvenientes desalentadores en estos mercados y no abordar los problemas que otras innovaciones fintech están abordando.

Varios mercados emergentes y economías en desarrollo (EMDE) han estado considerando las stablecoins y las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) para abordar las debilidades de sus sistemas financieros.

¿Qué dice el BIS o BPI?

“Los acuerdos de stablecoin aspiran a mejorar la inclusión financiera y las remesas transfronterizas, pero no son ni necesarios ni suficientes para alcanzar estos objetivos políticos”, escriben los autores del informe, titulado “¿Qué significa el dinero digital para los mercados emergentes y los países en desarrollo?”.

Los países emergentes y en desarrollo de América Latina y otras regiones han recurrido cada vez más a las stablecoins como depósito de valor.

Las stablecoins resultan atractivas en países en los que las monedas locales tienden a ser menos estables y posiblemente están sujetas a controles de capital debido a la inflación.

El BIS, con sede en Basilea (Suiza), es una organización con 91 años de existencia que apoya los esfuerzos de los bancos centrales para crear estabilidad bancaria y financiera mediante la investigación y el fomento de la cooperación entre los bancos centrales en una serie de cuestiones.

Los autores del informe se preguntan si las stablecoins podrían “ofrecer ventajas competitivas duraderas frente a los servicios de pago digitales en rápida evolución”, como el DNI digital, el dinero electrónico y la banca móvil.

Añaden que las stablecoins podrían generar nuevos riesgos relacionados con cuestiones como la gobernanza, la eficiencia en los procesos de pago, la protección del consumidor y la privacidad de los datos.

BIS o BPI CDBC
El BIS o BPI cuestiona las CDBC y stablecoins

Los autores expresan su preocupación por las CBDC, escribiendo que “existe el riesgo de que, en períodos de tensión sistemática, (que) los hogares y otros agentes puedan pasar de los depósitos bancarios u otros instrumentos a las CBDC, estimulando una ‘carrera digital’ de velocidad y escala sin precedentes”, y cuestionando “si son necesarias o deseables para todas las jurisdicciones”.

Pero los autores también escriben que las stablecoins, en particular, han “atraído una gran -y muy necesaria- atención a los retos de la inclusión financiera y los pagos y remesas transfronterizos”.

Esta evolución ha puesto de relieve los esfuerzos para fomentar un entorno normativo menos restrictivo, mejorar “los marcos de estabilidad monetaria y financiera y las infraestructuras de pago, en particular a través de las fronteras”.

Total
5
Shares
Related Posts