Ray Dalio confiiesa que tiene “algo de Bitcoin”

El multimillonario jefe de los fondos de cobertura ve un futuro inflacionario en el que “el dinero en efectivo es una basura” y el BTC se impone como depósito de riqueza, pero duda de que los gobiernos lo toleren.

La preocupación por una inminente crisis de la deuda mundial ha hecho que el principal gestor de fondos de cobertura del mundo pase de dudar del Bitcoin (BTC) a incursionar en él.

El fundador de Bridgewater Associates, Ray Dalio, dijo que el dólar estadounidense está a punto de devaluarse a un nivel visto por última vez en 1971 y que China está amenazando el papel del billete verde como moneda de reserva del mundo. En un entorno así, el Bitcoin, con sus propiedades similares a las del oro, parece cada vez más atractivo como vehículo de ahorro, dijo Dalio, cuya empresa comenzó 2021 con 101 mil 900 millones de dólares en activos bajo gestión, lo que la convierte en el mayor fondo de cobertura del mundo.

Riqueza.jpeg
Dalio: el dinero en efectivo es una basura,el BTC se impone como riqueza

“Personalmente, prefiero tener bitcoin que un bono” en un escenario inflacionario, dijo Dalio durante una conversación de una hora con el director de contenidos de CoinDesk, Michael J. Casey. Ahora, su interés es más que hipotético o académico: “tengo algo de bitcoin”, declaró Dalio en la entrevista, grabada el 6 de mayo pasado y emitida este el lunes durante Consensus by CoinDesk 2021.

[Binance_Binance Banner 1-01.png](https://bit.ly/binance-noticiacripto)

Dalio se une a su colega multimillonario Stanley Druckenmiller en no sólo expresar su pesimismo sobre el dólar, sino en tomar una posición en bitcoin. En general, el mundo de las finanzas tradicionales ha pasado de ignorar o rehuir a abrazar tímidamente las criptodivisas, algunos buscando beneficiarse de su volatilidad diaria, otros buscando un refugio frente a la inflación cuando los gobiernos engrosaron las reservas de dinero durante la pandemia de coronavirus.

Cabe destacar, que, por otra parte, el director financiero de Bridgewater, John Dalby, abandonó recientemente la histórica firma para unirse a NYDIG, el custodio de bitcoins y corredor de bolsa de primera categoría que facilitó la compra de criptomonedas del gigante de los seguros MassMutual por valor de 100 millones de dólares.

Después de expresar su escepticismo sobre la criptodivisa en noviembre, Dalio comenzó a mostrar un cambio de opinión este año. “Existe la posibilidad de que el bitcoin y sus competidores puedan satisfacer esa creciente necesidad” de un depósito de valor alternativo, escribió en enero.

**El comentario improvisado de Dalio a CoinDesk sobre la posesión de “algo” de BTC representa lo más parecido a un respaldo por su parte hasta la fecha. ** Sin embargo, en la misma conversación, reiteró su preocupación de que los gobiernos, temiendo la competencia del bitcoin a los sistemas monetarios estatales, pudieran tomar medidas contra sus propietarios.

La deuda como un ciclo

Luego de la crisis financiera vivida en 2008, hace más de diez años, pero en las etapas nacientes del Bitcoin, Dalio comenzó su análisis de las fluctuaciones (alzas y caídas) de las tres principales monedas de reservas en el mundo de última data, es decir el florín (Holada), la libra (Reino Unido) y el dólar de EEUU y el millonario considera que las tres se comportan como “ciclos” que pueden ser simultáneos y que responden a un patrón: “a medida que crecen las diferencias de riqueza y las diferencias de valor -y crecen los grupos políticos- se produce una mayor cantidad de conflictos”. Por tal, cree que debe existir o darse un ascenso de otra gran potencia para hacer frente y la divisa principal que existe.

Que una moneda pueda resistir estos ciclos depende de la fortaleza de la economía que respalda a la moneda de reserva mundial.

Dalio hizo en señalamiento nada deleznable de que dólar de EEUU está en el primero de estos ciclos, es decir, en el cual “la deuda y el crédito otorgan el poder de comprar”.

Sin embargo, son “estimulantes” a corto plazo y “depresores” a largo plazo, porque cosas como la deuda pública tendrán que devolverse en algún momento, advirtió. No obstante, esas deudas se emiten, pero cada vez es más difícil: “todos esos activos financieros son derechos sobre cosas reales, bienes y servicios reales”, dijo Dalio. “Y cuando la pila se hace muy grande, y los incentivos para no mantenerla ya no existen, tienes un problema”.

Eso ya le ocurrió a Estados Unidos una vez, señaló Dalio. Tras el acuerdo de Bretton Woods de 1944, los tipos de cambio mundiales estaban vinculados al dólar que, a su vez, estaba respaldado por el oro.

No obstante, el gasto federal se elevó en la década de 1960 porque se implementaron programas sociales y, paralelamente, el país incrementaba sus gastos por concepto de defensa por el auge de la Guerra Fría y por la** Guerra de Vietnam** que consumía ingentes cantidades del presupuesto nacional.

El aumento de la deuda acabó provocando el agotamiento de las reservas de oro de Estados Unidos, que pasaron de unas 20 toneladas métricas a finales de la década de 1950 a menos de 10 toneladas métricas en 1970. Al ver que la situación ya no era sostenible, el presidente Richard Nixon sacó a Estados Unidos del patrón oro en 1971. Desde entonces, el dólar es una moneda “fiduciaria”. La situación actual se asemeja a la de 1971, advirtió Dalio y agregó que “al ver los presupuestos, y al mirar hacia adelante, sabemos que vamos a necesitar mucho más dinero, mucha más deuda”, puntualizó.

bonos.jpeg
Los poseedores de bonos optan por el Bitcoin

“¿Necesitas pedir dinero prestado? Hay que imprimirlo. ¿Necesitas más dinero? Entonces, los impuestos suben y eso produce una dinámica. Ahora puedo seguir hablando de lo que ocurre en esa dinámica. Pueden ser los controles de capital. …aprendí dolorosamente en 1971 que hace que las acciones suban. Hace que… el oro, el bitcoin, los bienes raíces, todo suba, porque realmente está bajando en dólares. Y esa es la parte del ciclo en la que estamos”, enfatizó.

La inflación inminente

Uno de los principales argumentos que rodean al bitcoin y a otras criptodivisas es que sirven de cobertura contra la inflación, o que al menos se beneficiarán de los estímulos fiscales y monetarios.

Mientras los gobiernos de todo el mundo siguen intentando evitar las crisis económicas con más gasto, se ha hablado mucho de las perspectivas de inflación. Al cabo de un año, que se cumplió el mes de abril, la inflación anualizada de los EE.UU. se ubicó en 4,2%, bastante más alta que el objetivo a largo plazo del 2% de la Reserva Federal, aunque gran parte de ello se debe a que la tasa se está comparando con la de abril de 2020, un mes en el que muchas de las economías del mundo se paralizaron.

Hay dos tipos de inflación, dijo Dalio: la causada por la oferta y la demanda, en la que la demanda de trabajo es alta y la capacidad es baja, lo que obliga a subir los precios y la inflación monetaria debida a una devaluación de la moneda.

Al inyectar dinero en la economía, se entremezclan los dos tipos de inflación: “tendremos un infierno de demanda porque ponemos todo ese dinero en efectivo por todas partes”, dijo Dalio. Al mismo tiempo que la oferta de dinero ha aumentado, los rendimientos han caído a mínimos, ya que los inversores se apoderan de los bonos y otros activos, como los inmuebles.

“Cambiará la cantidad que está en manos de los particulares, etc.”, dijo, “y eso se trasladará porque el efectivo es una basura. Lo digo porque tendrá esa rentabilidad real negativa”.

Según Dalio, es ese **segundo tipo de inflación, el monetario, el que acabará imponiéndose. **Eso podría ser bueno para activos como los bienes raíces, las acciones y las criptomonedas, pero sólo hasta cierto punto :”a medida que esos precios suben -como un bono- sus rendimientos esperados futuros bajan”, dijo. “A medida que se acercan al tipo de interés… entonces ya no hay incentivo para comprar esas cosas. Y podrías tener problemas. Se hace muy difícil endurecer la política monetaria, porque todo se desmorona. Absolutamente, todo es afectado por los tipos de interés”.

El banco central tiene entonces que recurrir a una mayor impresión de dinero, añadió y eso podría llevar a que los activos tuvieran un rendimiento real negativo a pesar de los aumentos nominales, como se vio en la década de 1970.

China como competidor del capital

**Para llenar el vacío de la caída del dólar está China, que ha llevado a cabo algunas medidas de estímulo fiscal y un estímulo monetario relativamente moderado desde el comienzo de la pandemia. **

China.jpeg
La moneda china compite con el dólar

El país más poblado del mundo también se está viendo favorecido por la relajación de las restricciones a la inversión extranjera en el país, dijo Dalio.

“En 2015, solo el 2% de los mercados chinos estaban abiertos a los extranjeros. Ahora es más del 60% [pero] si miras los precios relativos, y demás, es una historia completamente diferente porque no están haciendo flexibilización cuantitativa”, dijo. “Siguen teniendo un mercado de bonos atractivo.

Tienen mercados de capitales atractivos que están más abiertos. Y como están más abiertos, los grandes inversores -inversores institucionales, bancos centrales, etc.- se consideran infraponderados allí”, lo que significa que sus participaciones en China son insuficientes, en relación con los rendimientos que pueden generar. Un mercado de capitales que atrae inversiones puede traducirse en una mayor fortaleza del renminbi chino.

“Cuando compras un activo financiero chino, al igual que cuando compras un activo financiero estadounidense, tienes que comprar su moneda. Por lo tanto, es un apoyo para su moneda y también para sus activos”, dijo Dalio. Dijo que China gana la capacidad de facturar y prestar en su moneda cuando hay entradas de capital. “China ha sido muy reticente a hacerlo [para] no perturbar el sistema. Pero se está viendo una mayor internacionalización del renminbi. Tiene un atractivo para los prestatarios y los prestamistas. … Esa dinámica está siguiendo realmente el mismo patrón del arco de los sistemas monetarios y los imperios”.

¿Moneda de reserva neutral?

Con una moneda (el dólar) posiblemente en declive mientras otra (el renminbi) posiblemente en ascenso, existe la posibilidad de que una criptodivisa neutral como el bitcoin pueda actuar como lo hizo el oro en siglos anteriores.

Aunque sugirió que una cartera diversificada podría incluir la criptodivisa más antigua y más grande por capitalización de mercado, hay riesgos que muchos pueden no estar considerando, según Dalio.

“Una de las grandes cosas, creo, como preocupación es que el gobierno tenga la capacidad de controlar casi cualquiera de ellas, incluyendo el bitcoin, o las monedas digitales”, dijo y agregó que conocen muy bien lo que ocurre y en qué punto se encuentran.

Los gobiernos pueden empezar a preocuparse si los tenedores de bonos los venden en favor del bitcoin. “Cuanto más creamos ahorros en [bitcoin], más podrían decir: ‘Prefiero tener bitcoin que el bono’. Personalmente, prefiero tener bitcoin que un bono”, dijo Dalio, riéndose. “Y cuanto más ocurra eso, entonces va al bitcoin y no va al crédito, entonces [los gobiernos] pierden el control de eso”. Una situación así podría llevar a esos gobiernos a tomar medidas enérgicas contra los poseedores de bitcoins.

Un indicador, dijo Dalio, es el valor relativo del bitcoin frente al oro. Excluyendo las reservas del gobierno y los usos en joyería, el valor del oro es de aproximadamente 5 billones de dólares, estimó, unas cinco veces el del bitcoin. “En este momento, el valor es de 80/20 en el mundo, así que eso es algo que yo también vigilaría. Pero creo que esas cosas probablemente van a subir en relación con los bonos”.

Hay un escenario en el que el aumento de la deuda puede superarse, y es a través de la productividad. Y aunque eso es más difícil de medir que antes, dependerá de la tecnología, dijo.

“El mundo va a cambiar a un ritmo increíblemente rápido”, (…) “Quien gane la carrera tecnológica, lo ganará todo, económica y militarmente. … Según Dalio eso es lo que se avecina en los años por venir.

Total
0
Shares
Related Posts