Alcalde de Missouri reparte 1000 dólares en Bitcoin

Cool Valley, Missouri, un pequeño pueblo de unos mil 500 habitantes en el área del condado de San Luis, se encontró recientemente con la atención internacional después de que su alcalde, Jayson Stewart, anunciara que planeaba dar a cada residente hasta mil dólares en Bitcoin.

Stewart, un apasionado ecologista que pasó años limpiando los océanos del mundo y se presentó a las elecciones para corregir viejos errores, cree que la educación en Bitcoin es clave para aumentar la prosperidad, el bienestar y la sostenibilidad de su ciudad.

Al igual que sueña con un mundo sin los daños medioambientales causados por los liderazgos irresponsables, imagina un futuro en el que Bitcoin limpie muchos de los males del sistema financiero.

Con la esperanza de que pronto haya un banco que acepte el Bitcoin en la ciudad, Stewart ve el cripto como una vía que puede elevar la fortuna de la ciudad mediante el aumento de la riqueza y las oportunidades de negocio, como las instalaciones de minería, e incluso los eventos de activos digitales: “Se trata en gran medida de corregir los errores del sistema financiero del pasado. En el pasado, no teníamos acceso a esta increíble tecnología que tenemos hoy cuando se trata de nuestro sistema financiero y de almacenar nuestro valor”, dijo el alcalde.

Bitcoin

El plan de Stewart para repartir Bitcoin a la gente de Cool Valley ya está totalmente financiado. Explicó que el proyecto está siendo pagado por donantes privados, con el objetivo de difundir la adopción y educar a los usuarios: “A partir de ahora, el proyecto está totalmente financiado por mil dólares por hogar”, confirmó y añadió que el pueblo ha recibido más donaciones porque “la historia se hizo tan popular de una manera que nunca anticipé”.

Aunque Stewart cree que sería “muy sensato que una ciudad mantuviera parte de su tesorería en criptodivisas“, explica que “hay obstáculos legales para hacerlo, muchos de los cuales están recogidos en la constitución del estado en lo que respecta a pueblos y ciudades que invierten en activos.”

Deja claro que lo primero que le interesa es que la gente normal, y no las entidades gubernamentales, se beneficien del Bitcoin. Cuantas más personas tengan una participación en la red Bitcoin, más poderosa podrá ser: “Lo que realmente me entusiasma, y en lo que estoy trabajando, es conseguir que la gente normal tenga Bitcoin, y que se beneficie realmente de la apreciación de poseer un activo así”.

Rendimiento.jpeg
El alcalde Stewart ya consiguió recursos para financiar la repartición de 1000 dólares a cada familia de Cool Valley

Stewart se ha encontrado con un conjunto mixto de reacciones de los residentes de la ciudad, desde el entusiasmo y la curiosidad hasta la confusión, siendo esta última común entre los miembros más antiguos de la comunidad. “Tienen muchas preguntas sobre ‘qué es’, ‘cómo lo guardo’, ‘cómo accedo a él'”, enumera.

El procedimiento de distribución aún no está finalizado, pero la educación es uno de los principales objetivos del proyecto, ya que, para obtener su BTC, los residentes deben entender qué es lo que están recibiendo. Para ello, está previsto organizar talleres u oportunidades de aprendizaje similares. “Vamos a conseguir que la gente almacene su propio Bitcoin lo antes posible”, declara el alcalde.

En Cool Valley viven personas de diversas circunstancias económicas, por lo que “1.000 dólares es algo diferente para personas diferentes”. Sin embargo, el deseo es que los residentes conserven sus monedas durante algún tiempo en lugar de venderlas inmediatamente, en parte debido a la creencia transparente de Stewart de que subirán de valor con el tiempo.

Alza BTC.jpeg
La intención del alcalde es que la gente mantenga sus BTC porque cree que el precio subirá en el futuro

La paciencia es una virtud, después de todo. Para fomentarla está previsto ofrecer a los residentes la opción de un pago mayor si aceptan conservar sus monedas durante un tiempo determinado, y una cantidad menor a los que quieran venderlas: “Realmente queremos que sean capaces de entender el activo y convertirse en auto soberanos con su almacenamiento entendiendo cómo mantener sus propias claves”.

Además de aprender sobre Bitcoin, la iniciativa de Stewart probablemente inspirará otros beneficios indirectos para la comunidad. Por un lado, es probable que introduzca a muchos residentes a la inversión en general, lo que puede traer muchos beneficios en el futuro.

La alfabetización informática es otra área que probablemente mejore gracias al incentivo de Bitcoin, y es probable que los nuevos usuarios empiecen a aprender también sobre otras criptomonedas y aplicaciones de blockchain. Por ello, es probable que la medida acabe inspirando a algunos residentes a buscar carreras en la industria de la blockchain.

Cool Valley.jpg

El alcalde planea que este proyecto de Bitcoin ayude a crecer a la comunidad

Limpiando los errores pasados

A sus 30 años, Stewart interactuó por primera vez con Bitcoin en 2015 mientras trabajaba como asistente para Magic, una empresa con sede en San Francisco que a menudo veía cómo “clientes muy, muy ricos” enviaban Bitcoin a los monederos de la empresa, que Stewart convertía en fiat para comprar diversos bienes. Aunque no tenía un conocimiento muy profundo de la criptodivisa, “pensé que era un dinero de Internet genial“, recuerda.

Total
0
Shares
Related Posts