Ya es hora de separar los NFTs del arte digital

baller-ape-nft

No todas las obras de arte digitales tienen que ser NFT. Al fin y al cabo, los NFTs ya pueden hacer mucho más.

Si bien es cierto que el arte digital puede convertirse en NFT, los NFT son, en última instancia, una categoría mucho más amplia que la que se limita al arte, y creo que asociar ambas cosas demasiado estrechamente hace un flaco favor a cada una de ellas.

El arte digital no es más que la última evolución de los seres humanos que utilizan las herramientas que tienen a su disposición para hacer arte. Desde el dibujo en las paredes de las cuevas, pasando por el uso de la pluma, el papel y la pintura, hasta la experimentación con la tecnología para crear nuevas formas de arte (una descripción demasiado banal de la evolución del arte a lo largo del tiempo, mis disculpas), el ser humano siempre utilizará las herramientas que tenga a su alcance para hacer arte. Esto se debe a que el proceso de creación es, en última instancia, una parte fundamental de lo que significa ser humano.

Aunque las colecciones de NFT presentan arte digital, yo diría que el énfasis de muchas colecciones de NFT no está en el arte en sí, sino en la comerciabilidad del arte.

El coleccionismo de arte frente al comercio de arte

Los coleccionistas de NFTs se fijan en estadísticas como el precio mínimo y la relación entre el volumen de propietarios y el volumen de oferta para obtener información sobre la circulación y el valor potencial de reventa. Por supuesto, la credibilidad del artista y su éxito anterior también son importantes. Para que quede claro, ninguna de estas cosas es incorrecta y tampoco se limitan al ámbito del arte digital. Pero lo que quiero decir es que muchas colecciones de NFTs, tal y como las concebimos en el lenguaje común, son tanto arte como finanzas.

El hecho de que tenga más de un amigo banquero de inversiones que pasa los fines de semana comerciando con JPEG es un ejemplo de ello. Para ellos, es un dedo medio a un sistema financiero que les exige encajar en una determinada forma (bastante cuadrada) de operar. Si pueden ganar tanto dinero comerciando con un NFT como trabajando “para el hombre”, ¿Quién puede culparles?

Desde los mecenas de artistas hasta las casas de subastas, la mezcla de los mundos de las finanzas y el arte no es nada nuevo, y es en muchos sentidos una relación necesaria. Pero la llegada de los NFT también ha traído consigo una cantidad desmesurada de tirones de orejas y estafas que han plagado el espacio, haciendo que tenga que luchar por su credibilidad. No es de extrañar que algunos artistas digitales se alejen intencionadamente del espacio por miedo a que su reputación se vea mancillada.

 

 

Total
0
Shares
Related Posts