Dinero rápido: ¿Cómo impactará en el futuro?

Dinero rapido futuro
Dinero rápido: Cómo el impactará el futuro

El dinero rápido es el marcado por la velocidad de los adelantos tecnológicos.  La gran vertiginosidad de las criptomonedas está creando un nuevo ritmo para los proyectos financieros colectivos, y va a ser realmente salvaje.

Dinero rápido y el futuro de las finanzas

Alrededor de 2008, una ambiciosa empresa decidió cavar un túnel desde Chicago hasta Nueva York. Sería un trabajo muy costoso y  arduo  con un precio de 300 millones de dólares al culminar. Pero el túnel trasladaría cargas útiles de gran valor a velocidades sin precedentes, y los clientes pagarían generosamente por el privilegio.

Sin embargo, el túnel no era para una nueva autopista, ni para una línea ferroviaria de alta velocidad, ni para una tubería de gas. No serviría para transportar mercancías, personas o materias primas. De hecho, una persona alta tendría dificultades para mantenerse de pie en él. En cambio, el túnel estaba destinado a mover una sola cosa: dinero.

Terminado en 2010, el nuevo túnel de Spread Networks albergaba un cable de fibra óptica que enviaba las órdenes de negociación de Chicago a Nueva York con 3 milisegundos de antelación respecto a la siguiente vía más rápida.

Dinero rápido finanzas globales
¿Cómo serán las finanzas globales con las transacciones rapídas?

Por marginal que parezca, esos 3 milisegundos darían a los usuarios del nuevo cable una ventaja crucial frente a su competencia. Los clientes eran las empresas de inversión de alta frecuencia, cuyas estrategias algorítmicas reaccionaban a menudo al mismo conjunto de señales.

Una ventaja de 3 milisegundos significaba obtener mejores precios en las posiciones de negociación, una y otra vez. Al menos en teoría, era una licencia para imprimir dinero.

Diez años después, estamos entrando en una era diferente de velocidad monetaria. Al aprovechar Internet y la innovadora tecnología blockchain, las criptomonedas pueden mover el dinero por todo el mundo más rápidamente que los sistemas bancarios y de pagos tradicionales, al tiempo que dan el control directamente a los usuarios en lugar de a los intermediarios. Esto tendrá un gran número de implicaciones para el comercio, la globalización y, sobre todo, para la inversión.

¿Qué significa la velocidad?

Es posible que haya notado una ligera inexactitud más arriba: El cable de fibra óptica de Spread Networks no estaba realmente “moviendo dinero” entre Chicago y Nueva York.

En cambio, transmitía órdenes, y los operadores que lo utilizaban presumiblemente tenían relaciones de confianza, líneas de crédito u otros medios para garantizar que tenían el dinero para respaldar esas órdenes.

Este sistema de dos niveles es la forma en que funciona actualmente la mayor parte de la transmisión de dinero. Piensa en el acto de entregar a alguien un cheque en papel (para los que no están en los retrógrados Estados Unidos, déjame buscarlo en Google. ¿Le estás entregando “dinero”? No, en absoluto.

Dinero rapido criptomonedas
Las criptomonedas han puesti en evidencia transacciones rapidas son largos períodos de confirmación

Les estás entregando una promesa de entregar dinero de tu cuenta bancaria. Cuando lo depositan, su banco y el tuyo intercambian una serie de mensajes bastante complejos para confirmar que el dinero está disponible.

El dinero no pasa realmente del libro de cuentas de un banco al del otro hasta que ese vaivén se resuelve a satisfacción de todos. Eso puede tardar un buen rato después de depositar el cheque, y mucho menos después de habérselo dado a su amigo. Una transferencia internacional implica un nivel aún mayor de negociación y confirmación antes de que la transacción esté realmente “resuelta”.

La primera oleada de servicios de “dinero rápido“, ya sea PayPal, Mastercard o Venmo, no ha cambiado ese modelo. En su lugar, los servicios mueven el dinero “más rápido” creando un jardín amurallado autónomo que sólo ajusta un libro de contabilidad interno o aceptando una cierta cantidad de riesgo para cubrir el retraso entre la transmisión y la liquidación.

Esta podría ser  la razón por la que se puede pagar una tarifa adicional para enviar dinero “más rápido” con PayPal, por ejemplo. En realidad, no estás pagando por un procesamiento más rápido, sino que estás pagando una prima de seguro por un mayor riesgo de liquidación.

Así que cuando hablamos de que las criptomonedas son “más rápidas”, no estamos hablando del tipo de velocidad que Spread Networks perseguía con su cable de fibra óptica. Bitcoin no puede enviar mágicamente datos más rápido que Mastercard.

En cambio, la “velocidad” de las criptomonedas se encuentra en la fase de liquidación: en lugar de un complicado tete-a-tete entre bancos que pueden o no confiar entre sí, Bitcoin y otras criptomonedas combinan la transmisión y la liquidación.

Dinero rapido
¿Cómo serán las inversiones en un mundo con transacciones super rápidas?

Por eso las criptomonedas se denominan “dinero digital”. Cuando lo envías, pasa directamente a la posesión y control del destinatario – no hay distinción entre transmisión y liquidación. En Bitcoin, esto lleva 10 minutos y cuesta menos de 3 dólares.

A pesar de las diferencias de fondo, la velocidad de la criptomoneda ofrece algo de la misma agilidad que los operadores de alta frecuencia buscaban en las redes de distribución. Como ha comentado nuestro Michael Casey, la interoperabilidad de los diferentes sistemas de criptomonedas también es cada vez más rápida, lo que equivale a un sistema de pagos rápidos universalmente interoperable. Esto es posible porque, a diferencia de PayPal, las redes de criptomonedas son de acceso abierto: cualquiera puede conectar un servicio a ellas, construir su propio front-end, lo que sea.

Es difícil imaginar cómo esto va a tener un gran impacto en los pagos al por menor. PayPal y similares funcionan con suficiente rapidez para pedir regalos de Navidad, aunque la ausencia de fronteras de las criptomonedas abre nuevas y significativas posibilidades en los alrededores.

Una posible excepción es el modelo de negocio de las tarjetas de crédito, que básicamente depende de empapar a los usuarios más pobres a cambio de comodidad. Si los servicios criptográficos de fácil acceso para el consumidor ofrecen una comodidad similar sin la esclavitud de la deuda, podría producirse una sacudida.

Las implicaciones para las remesas transfronterizas son más evidentes, pero no resultan demasiado interesantes. Utilizando los antiguos raíles, un servicio como Western Union cobra unas tarifas desorbitadas por entregar dinero a un número selecto de países. En cuanto a las tarifas más bajas y el mejor servicio, las criptomonedas ganan la batalla, aunque todavía hay grandes carencias en cuanto a conocimiento, complejidad y experiencia del usuario.

Sin embargo, si le damos unos años más, no hay razón para que el servicio de remesas de Western Union siga existiendo.

El aterrador futuro de la inversión rápida

La diferencia entre un pago con tarjeta de crédito o PayPal y un pago con criptomonedas, por tanto, no es tan grande si se trata de compras. En el caso de las remesas, la ventaja de las criptomonedas es más bien una mejora directa sin demasiados matices extraños.

Pero hay un ámbito en el que el cambio va a ser profundo y extraño y va a tener muchas consecuencias inesperadas. Lo único que se puede hacer con el cripto que no se puede hacer con una tarjeta Mastercard o PayPal o Western Union es enviar y liquidar una inversión considerable al otro lado del mundo a un extraño en 10 minutos.

La velocidad de extremo a extremo de la criptomoneda abre un ritmo totalmente nuevo a los proyectos financieros colectivos, y va a ser realmente salvaje.

En los últimos meses hemos visto ejemplos espectaculares de esta nueva clase de “inversión rápida”. La DAO de la Constitución, por ejemplo, recaudó 40 millones de dólares en aproximadamente una semana para comprar una rara copia de la Constitución de los Estados Unidos.

No se trata exactamente de una inversión tradicional, pero hay que tener en cuenta que, hace unos años, el anuncio de un nuevo fondo de capital riesgo de 40 millones de dólares era suficiente para generar titulares de prensa. A veces todavía lo es.

En un modelo tradicional, esos 40 millones de dólares se consiguen con mucho esfuerzo, lo que implica un montón de reuniones sudorosas y elaboradas presentaciones en PowerPoint.

Pero aquí llega una pandilla de bobos recientemente ricos y lo hacen con algunos memes de Nicholas Cage y cinta adhesiva sin salir de sus sótanos. Lo mismo está ocurriendo con los esfuerzos de capital de riesgo criptográfico de orientación más tradicional, ya sea descentralizado o más tradicional.

Tanto en el VC tradicional como en cripto, es un tema de conversación común que la velocidad en la inversión que el dinero importa más que nunca. Si quieres los rendimientos de una startup o fundador caliente, tienes que entrar en la habitación primero y empujar un fajo de dinero en sus pantalones.

Esto se acentuará aún más a medida que el proceso de recaudación de dinero sea más rápido, y se aplicará doblemente a los proyectos de capital riesgo creados como organizaciones autónomas descentralizadas, o DAO.

Sin embargo, aquí es cuando empezamos a ver los verdaderos inconvenientes. El aumento de la velocidad en la captación y asignación de capital parece que va a ejercer presión sobre el tipo de toma de decisiones cuidadosa que ha caracterizado durante mucho tiempo las inversiones de todo tipo. Podría decirse que el sistema financiero occidental de la posguerra se ha definido por el ascenso del analista, una especie de guerrero de trinchera matemático del capitalismo.

El trabajo del analista consiste en examinar cosas aburridas como los inventarios y los márgenes de beneficio y lo que una empresa está haciendo realmente, o el mercado potencial para una propuesta de puesta en marcha.

El analista vive en alguna oficina trasera sin ventanas de un banco o un fondo de cobertura. Más cerca de la luz se encuentran los “rainmakers” que traen nuevo dinero a un banco o fondo, y los corredores que compran y venden activos.

Tanto la captación como el despliegue de capital en estos modelos son procesos lentos y reflexivos, aunque sólo sea por las limitaciones estructurales y tecnológicas. El analista, podría argumentar, es un artefacto del dinero lento.

Mientras el dinero se crea más rápidamente y más  aún en entorno monetario flexible que vemos hoy, el analista está cada vez más en un segundo plano. En lugar de esto, las determinaciones de los inversores  y de los asignadores (VCs) tendrán su base en el llamado “vibraciones de dinero”.

El poder que tienen los memes y la dialéctica de las redes sociales para dar impulso a las inversiones, por ejemplo, de Robinhood o en los activos digitales  se ha visto de manera amplia.

No obstante, se han tratado,  en muy gran medida,  como cosas extrañas  o chistes, también por los medios de comunicación financieros. Lo cierto es que esto apenas  comienza  y va a definir la manera en que funcionan estas cosas en el futuro que no podrá evitar la alta velocidad de la concentración  de capital habilitada por las criptodivisas.

Para una pequeña élite de los inversores y asignadores más entendidos, eso va a ser genial. Un juicio rápido no significa intrínsecamente un mal juicio, y más de unas pocas inversiones que han sido cuidadosamente examinadas por el analista se las arreglan para irse a pique antes de que la tinta se seque.

“Si realmente sabes lo que está pasando, ni siquiera tienes que saber lo que está pasando para saber lo que está pasando”, como dijo el seudónimo Adam Smith en el clásico de la inversión “El juego del dinero”. “Todo lo que necesitas es una masa aperceptiva infernal [y] un coeficiente intelectual de 150… y puedes ignorar los titulares, porque los anticipaste hace meses”.

Eso no cambiará a medida que el dinero se acelere. Los grandes ganadores seguirán siendo los mismos tipos: enchufados, intuitivos, seguros de sí mismos y buenos jueces de carácter.

Dinero rapido mercados
El comportamiento de los mercados y la regulación también son aspectos a conisderar

Pero en un entorno de inversión acelerada, los perdedores podrían ser muy diferentes. ¿Qué pasaría si los memes del Tesoro Nacional que ayudaron a hacer realidad el DAO de la Constitución fueran, en cambio, memes sobre cómo “¡Vamos a empezar un Metaverso de Capital de Riesgo DAO!”? Un meme seductor sobre un sector (o simplemente un eslogan) que esté súper de moda AHORA mismo atraería a un montón de pequeños inversores amateurs, sobre todo si sólo se necesitan unos pocos clics de ratón. Esta gente no sabe necesariamente la diferencia entre el mejor asignador del sector y el vigésimo mejor. No saben mucho sobre los matices de los mercados. No tienen el autocontrol emocional que hace a un gran inversor.

Por lo tanto, la mayoría de las veces, en un entorno de dinero rápido, serán derrotados. La inversión se convierte en una serie rápida de bombo y platillo, y los perdedores pierden mucho más rápido.

Recientemente hemos visto una especie de anticipo de baja tecnología de esto, por cierto, cortesía de algo llamado compañía de adquisición de propósito especial, o SPAC.

Las SPAC utilizan el mercado de valores como algo parecido a una vía de recaudación de fondos de capital riesgo más rápida, aunque centrándose en las adquisiciones en lugar de en la financiación inicial. Las SPAC se han centrado en sectores de moda, como el de los coches eléctricos, pero han acabado siendo en su mayoría inversiones dudosas que han beneficiado más a organizadores carismáticos como Chamath Palihapitiyah y Bill Ackman que a sus participantes reales.

Una posible consecuencia de este entorno de mayor velocidad sería, irónicamente, un mayor papel de la reputación y las conexiones personales. Los mejores vehículos de inversión seguirán basándose en las conexiones personales y en las intuiciones de los que realmente saben, mientras que los tuits promocionados recaudan dinero de los bobos.

Al menos en principio, esa es la razón por la que la SEC o  Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos limita lo referene a la inversión en fondos de cobertura y en capital riesgo a los conocidos como  “inversores acreditados”.

Pero tanto la innovación tecnológica como un creciente coro de críticas sugieren que el dique no puede aguantar mucho más tiempo. (En particular, los mayores detractores de las normas sobre inversores acreditados suelen dirigir fondos de capital riesgo o de inversión. Imagínese).

El mismo problema es aún más grave para países como China, que quieren mantener el capital de los residentes dentro de sus fronteras, aunque no sea allí donde están las mejores inversiones.

Mucho más que cualquier preocupación por el uso de energía de la minería de prueba de trabajo o los riesgos de especulación y estafas, es fácil ver la represión de las criptomonedas en China este año como un intento de adelantarse a un entorno en el que la fuga de capitales está a sólo unos clics de distancia. Seguramente veremos movimientos similares, o incluso medidas más draconianas, a medida que otras economías mediocres se den cuenta de a qué se enfrentan.

Y es justo: La fuga de capitales es una amenaza real incluso para las economías en desarrollo bien gestionadas. Pero la inversión en criptomonedas podría acabar siendo un arma de doble filo en esos casos, porque las inversiones atractivas en rincones oscuros del mundo también podrían atraer capital con mayor facilidad.

Eso rima con el camino de la globalización e integración económica de los últimos 30 años, que ha creado más riqueza y grandes ganadores en el mundo en desarrollo, pero también más volatilidad y riesgo para los que están en la parte inferior de la escala económica.

La velocidad también resultó ser una bolsa mixta para los operadores de alta frecuencia. Siguen siendo actores importantes y representan un gran porcentaje de las operaciones de activos por volumen, pero los rendimientos de la estrategia han disminuido en la última década. La empresa privada Spread Networks, constructora del túnel de fibra óptica entre Chicago y Nueva York, tampoco parece haberse beneficiado de la velocidad: El enlace estaba previsto que se vendiera en 2017 por 125 millones de dólares, un serio recorte del dinero gastado en él.

Total
0
Shares
Related Posts